Top
Como visitar el monasterio de Sant Miquel del Fai
Como visitar el monasterio de Sant Miquel del Fai

El monasterio de Sant Miquel del Fai

Si estás buscando un lugar para visitar en Cataluña, el Monasterio de Sant Miquel del Fai es una excelente opción. Este monasterio, ubicado en la comarca del Vallès Oriental, es un lugar lleno de historia y belleza natural. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la historia del Monasterio de Sant Miquel del Fai.

La historia del Monasterio de Sant Miquel del Fai

Creado por Gombau de Besora, dueño del castillo de Montbui en Caldas, este sitio sagrado tiene una historia fascinante. En 997, Gombau compró las tierras del monasterio a Ramón Borrell, y en 1006 ya había una comunidad de frailes liderada por Guillemund como primer abad, aunque la fecha exacta de su fundación sigue siendo desconocida.

Tanto los condes de Barcelona como Gombau se encargaron de proveer al monasterio con valiosos recursos. En 1042, Gombau unió el monasterio catalán con el de San Víctor de Marsella, convirtiéndolo en un priorato. Este acto tenía como objetivo asegurar la continuidad del cenobio incluso después de la muerte de Gombau.

A lo largo de los años, la comunidad en San Miguel se mantuvo pequeña, compuesta por cinco o seis monjes. Sin embargo, a partir del siglo XIV, el monasterio comenzó a declinar y solo quedaron tres monjes. En 1567, la vida religiosa en el monasterio llegó a su fin, ya que pasó a depender de la diócesis de Gerona, quien se encargó de mantener el culto en el lugar a través de sacerdotes beneficiados. Con el tiempo, el antiguo monasterio se convirtió en un santuario al que acudían los habitantes de las localidades cercanas. Después de la desamortización, el monasterio pasó a manos de particulares y las actividades religiosas continuaron hasta 1936.

A pesar de su modesto tamaño, el Monasterio de San Miguel recibió importantes donaciones. En el Museo Diocesano de Barcelona se conserva una impresionante cruz románica de plata repujada, una auténtica joya de la orfebrería románica, proveniente de este lugar sagrado. Además, el museo exhibe lápidas, sarcófagos y otros objetos que demuestran la riqueza que alguna vez poseyó este cenobio.

 

Como visitar el monasterio de Sant Miquel del Fai

Una de las cosas más interesantes del Monasterio de Sant Miquel del Fai es su ubicación. El monasterio está construido en una cueva natural, lo que lo convierte en un lugar único y espectacular. La cueva tiene una altura de 25 metros y una longitud de 100 metros, y está rodeada de acantilados y bosques.

Para llegar al Monasterio de Sant Miquel del Fai, hay que caminar por un sendero que atraviesa el bosque. El sendero es fácil de seguir y está bien señalizado, por lo que no tendrás problemas para llegar al monasterio. Durante el camino, podrás disfrutar de la belleza natural de la zona y verás algunas vistas impresionantes del monasterio desde arriba.

Una vez que llegues al monasterio, podrás visitar la iglesia románica, que es una de las mejores muestras de arquitectura románica en Cataluña. La iglesia tiene una nave única y un ábside semicircular, y está decorada con frescos y esculturas.

Después de visitar la iglesia, podrás explorar la cueva natural que rodea el monasterio. La cueva tiene una cascada de 20 metros de altura y un río subterráneo que fluye por debajo de ella. La cueva es un lugar mágico y misterioso, y es una de las principales atracciones del monasterio.

Finalmente, podrás visitar el museo del monasterio, que muestra la historia del monasterio y la vida de los monjes que vivieron allí. El museo cuenta con una colección de objetos religiosos, manuscritos antiguos y herramientas utilizadas por los monjes.

 

Consejos para visitar el Monasterio de Sant Miquel del Fai

Como visitar el monasterio de Sant Miquel del Fai

Si estás buscando un lugar tranquilo y hermoso para visitar en Cataluña, el Monasterio de Sant Miquel del Fai es una excelente opción. Este monasterio del siglo IX se encuentra en un entorno natural impresionante, rodeado de montañas y cascadas. Si planeas visitar este lugar, aquí te dejamos algunos consejos para que puedas disfrutar al máximo de tu experiencia.

Lo primero que debes saber es que el Monasterio de Sant Miquel del Fai se encuentra a unos 40 kilómetros de Barcelona, por lo que es fácilmente accesible en coche. Si no tienes vehículo propio, también puedes llegar en transporte público. Hay autobuses que salen desde la estación de autobuses de Barcelona y te dejan en la entrada del monasterio.

Una vez que llegues al monasterio, te recomendamos que comiences tu visita por el centro de interpretación. Allí podrás conocer la historia del monasterio y su entorno natural, así como ver algunas exposiciones interesantes. Además, el centro de interpretación cuenta con una tienda donde podrás comprar recuerdos y productos locales.

Después de visitar el centro de interpretación, es hora de explorar el monasterio en sí. El monasterio cuenta con varias salas y capillas que puedes visitar, así como un claustro y una iglesia. La iglesia es especialmente impresionante, con su arquitectura románica y sus frescos medievales.

Pero lo que realmente hace que el Monasterio de Sant Miquel del Fai sea especial son sus alrededores naturales. El monasterio se encuentra en una zona de montañas y bosques, con varias cascadas y arroyos que lo rodean. Te recomendamos que hagas una caminata por los senderos que hay alrededor del monasterio para disfrutar de la belleza natural de la zona.

Una de las cascadas más impresionantes es la cascada del Torrent de la Font del Lleó, que se encuentra a unos 15 minutos a pie del monasterio. Esta cascada tiene unos 25 metros de altura y es un lugar perfecto para tomar fotos y disfrutar de la naturaleza.

Otro lugar interesante para visitar es la Cueva de Sant Miquel, que se encuentra a unos 10 minutos a pie del monasterio. Esta cueva es una gruta natural que se ha utilizado como lugar de culto desde la época prehistórica. En su interior podrás ver estalactitas y estalagmitas, así como algunas pinturas rupestres.

Si visitas el Monasterio de Sant Miquel del Fai en verano, también podrás disfrutar de la piscina natural que hay en la zona. Esta piscina se encuentra en el río Tenes y es un lugar perfecto para refrescarse en los días calurosos.

l Monasterio de Sant Miquel del Fai es un lugar impresionante que combina historia y naturaleza de una manera única. Si planeas visitarlo, te recomendamos que dediques al menos medio día para explorar el monasterio y sus alrededores. Y no te olvides de llevar calzado cómodo y agua, ya que hay muchas caminatas y escaleras que subir. ¡Disfruta de tu visita!

Actividades y eventos en el Monasterio de Sant Miquel del Fai

Como visitar el monasterio de Sant Miquel del Fai

Si estás buscando una experiencia única en Barcelona, no puedes dejar de visitar el Monasterio de Sant Miquel del Fai. Este lugar es un verdadero tesoro escondido en la montaña, y es perfecto para aquellos que buscan un poco de paz y tranquilidad en medio de la naturaleza.

El monasterio se encuentra a unos 40 kilómetros de Barcelona, y es fácilmente accesible en coche o en transporte público. Si decides ir en coche, te recomendamos que tomes la carretera C-59, que te llevará directamente al monasterio. Si prefieres el transporte público, puedes tomar el tren desde la estación de Plaza Catalunya hasta la estación de RENFE de Bigues i Riells, y desde allí tomar un autobús que te llevará directamente al monasterio.

Una vez que llegues al monasterio, te encontrarás con un lugar lleno de historia y belleza natural. El monasterio fue construido en el siglo IX, y ha sido restaurado y renovado a lo largo de los años para preservar su belleza y su importancia histórica. El monasterio está construido en una cueva natural, y cuenta con una impresionante cascada que cae directamente sobre la entrada principal.

Una de las mejores maneras de explorar el monasterio es a través de una visita guiada. Las visitas guiadas están disponibles en varios idiomas, y te llevarán a través de los diferentes espacios del monasterio, incluyendo la iglesia, la sacristía, la biblioteca y las celdas de los monjes. Durante la visita, aprenderás sobre la historia del monasterio y su importancia en la región.

Si prefieres explorar el monasterio por tu cuenta, también puedes hacerlo. El monasterio cuenta con varios senderos que te llevarán a través de la montaña y te permitirán disfrutar de la belleza natural del lugar. También puedes visitar la cascada y la cueva donde se encuentra el monasterio, y disfrutar de las vistas impresionantes que ofrece el lugar.

Además de las visitas guiadas y los senderos, el monasterio también cuenta con una tienda de regalos donde puedes comprar recuerdos y souvenirs del lugar. También hay un restaurante donde puedes disfrutar de una comida o una bebida mientras admiras las vistas del monasterio y la montaña.

Si estás buscando una experiencia única en Barcelona, no puedes dejar de visitar el Monasterio de Sant Miquel del Fai. Este lugar es un verdadero tesoro escondido en la montaña, y es perfecto para aquellos que buscan un poco de paz y tranquilidad en medio de la naturaleza. Ya sea que decidas hacer una visita guiada o explorar el monasterio por tu cuenta, estamos seguros de que disfrutarás de la belleza y la historia de este lugar único.

Share