Top
Excursiones de un día desde Praga
10 Excursiones fáciles de un día que puedes hacer desde Praga

10 Excursiones fáciles de un día que puedes hacer desde Praga

Aunque hay numerosos puntos de interés y actividades para mantenerte ocupado en Praga, una visita a la ciudad debe incluir sin duda alguna algunas expediciones a los alrededores. Desde encantadores pueblos hasta pintorescas localidades, desde castillos medievales hasta cervecerías, hay mucho que descubrir y hacer a un corto trayecto desde la capital. Así que asegúrate de tomarte un momento para disfrutar de algunas de estas maravillosas excursiones de un día desde Praga.

Excursiones de un día desde Praga

 

  1. Český Krumlov

Aunque merece más que una visita de un solo día, la histórica ciudad de Český Krumlov es una parada obligada durante tu estancia en la República Checa. Si decides quedarte únicamente en Praga, asegúrate de planificar una excursión de un día para explorar el castillo y deambular por sus estrechas y encantadoras callejuelas.

El complejo del castillo ostenta la designación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y sus techos de color naranja lo convierten en un lugar de lo más pintoresco. Pasea por el casco antiguo para admirar la impresionante arquitectura renacentista y barroca. La ciudad está repleta de excelentes restaurantes checos y es conocida entre los viajeros de mochila como un lugar ideal para pasar una animada noche de fiesta.

Excursiones de un día desde Praga

  1. Kutná Hora

Kutná Hora es un destino de un día fácil y rápido desde Praga. La ciudad se encuentra a solo una hora en tren y el billete cuesta aproximadamente 100 coronas checas por trayecto.

Kutná Hora fue en su día una próspera ciudad minera de plata y también cuenta con el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Iglesia de Santa Bárbara alberga impresionantes y únicas pinturas, y el inquietante Osario de Sedlec es una iglesia decorada con calaveras humanas. Si dispones de tiempo, también puedes visitar el Museo Checo de la Plata y echar un vistazo a algunas de las antiguas minas subterráneas.

  1. Castillo de Karlštejn

El Castillo de Karlštejn es uno de los castillos más fotografiados de la República Checa. Puedes tomar un tren directo a la ciudad de Karlštejn desde la estación principal de Praga, lo cual lleva aproximadamente 40 minutos. También tienes la opción de reservar un tour desde Praga que incluye guía. Esta es una excelente alternativa si deseas aprender más sobre la historia de la ciudad y sobre los anteriores habitantes del castillo. Solo asegúrate de no planificar tu visita para un lunes, ya que el castillo permanece cerrado al público ese día.

El castillo consta de dos áreas que puedes explorar, pero si deseas visitar ambas, deberás adquirir dos entradas por separado. Puedes explorar el área donde se encuentran las estancias privadas del emperador Carlos IV o el lado del castillo donde hallarás las sagradas habitaciones y la Capilla de la Santa Cruz. Ambas opciones requieren aproximadamente una hora y media para su visita.

  1. Región de Vysočina

La región de Vysočina ofrece un bello respiro natural lejos del ajetreo de Praga. La palabra «Vysočina» en realidad significa tierras altas.

En Vysočina se encuentran tres lugares designados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ubicados en las ciudades de Telč, Třebíč y Žďár. Telč es una pequeña localidad rodeada de lagos y estanques por todos lados; aquí encontrarás arquitectura barroca y renacentista en cada esquina. Třebíč es conocida por su barrio judío y la basílica, ambos del siglo XIII. Por último, Žďár es un lugar ideal para practicar senderismo o ciclismo en las colinas de Vysočina.

La mejor manera de explorar esta región en un día es alquilando un coche. También es posible tomar un tren a las diferentes áreas desde la estación principal de Praga, pero es probable que solo puedas visitar un sitio por día si optas por esta opción.

Excursiones de un día desde Praga karlovy

  1. Karlovy Vary

Otra opción muy popular para una excursión de un día desde Praga es Karlovy Vary, ya que cuenta con autobuses y trenes directos desde la capital. Los autobuses tienen una duración de solo dos horas, pero es recomendable salir temprano. Los trenes, aunque requieren tres horas, ofrecen mayor flexibilidad en cuanto a horarios de partida y regreso a Praga.

La razón primordial para visitar Karlovy Vary son sus aguas termales. El nombre de la ciudad, de hecho, significa «baño de Carlos», en honor al emperador Carlos IV, quien fundó la ciudad en el siglo XIV. En total, hay 12 fuentes termales, siendo Geyser Collonade – Vridlo una de las pocas que se pueden visitar de forma gratuita. Si deseas disfrutar de un tratamiento de spa durante tu estancia en Karlovy Vary, ten en cuenta que la mayoría de hoteles y balnearios solo ofrecen programas con una estancia mínima de una semana.

  1. Dresde, Alemania

La frontera con Alemania se encuentra sorprendentemente cerca de Praga. El trayecto en tren desde la estación principal de Praga hasta el centro de Dresde dura menos de dos horas. Si deseas explorar otro país y cultura durante tu viaje a Praga, esta visita es imprescindible.

Mientras estés allí, puedes explorar el Castillo de Dresde, admirar la detallada Ópera Semperoper y pasear por los jardines del Palacio Zwinger. Si el día está soleado, definitivamente te recomendamos disfrutar del río Elba para tomar el sol y observar la ciudad desde una perspectiva diferente. Además, hay un divertido paseo en barco de vapor por la tarde que incluye café y pastel alemanes en abundancia.

  1. Cervecería Pilsner Urquell

¡Esta es una parada obligada para los amantes de la cerveza! Llegar a la ciudad de Pilsen desde Praga para una excursión de un día es fácil. El viaje en tren dura poco más de una hora y media, y una vez en la estación, solo tendrás que caminar diez minutos hasta la cervecería. Asegúrate de reservar tu recorrido con anticipación para no perderte uno de los tres recorridos en inglés que se ofrecen cada día. El costo es de aproximadamente 200 coronas checas y tiene una duración de unas 2 horas.

El recorrido por la cervecería te llevará a través de la historia de la empresa y del proceso de elaboración de la cerveza. Tendrás la oportunidad de ver dónde se produce esta mundialmente famosa Pilsner Urquell, y al final, podrás degustar muestras sin filtrar ni pasteurizar.

  1. Campo de concentración de Terezín

El campo de concentración de Terezín, a veces conocido por su nombre alemán, Theresienstadt, es el sitio donde se encontraba un campo de concentración de las SS durante la Segunda Guerra Mundial. Está ubicado en la ciudad de Terezín, que formaba parte de la Checoslovaquia ocupada por los alemanes.

Aunque es un lugar sombrío y conmovedor, es importante visitarlo si deseas aprender más sobre la ocupación alemana de esta región durante la Segunda Guerra Mundial y rendir homenaje a las miles de personas que perdieron la vida aquí.

excursiones de un día desde Praga tabor

  1. Tabor

Tabor ofrece a los visitantes una experiencia medieval fascinante. Puedes tomar el autobús desde Praga, que es la forma más rápida de llegar, o optar por el tren, que, aunque lleva más tiempo, ofrece un viaje más cómodo.

Dirígete al Antiguo Ayuntamiento para conocer más sobre los husitas checos que fundaron la ciudad durante la Edad Media; los guías turísticos afirman que este es el edificio gótico más significativo de la República Checa. Debajo del Ayuntamiento hay una red de túneles que serpentean por debajo de la plaza principal. Para obtener la mejor vista de la ciudad, sube a la parte superior de la torre de la iglesia.

  1. Olomouc

Olomouc es una ciudad en la parte este del país y, como muchas ciudades de la República Checa, está situada junto a un río. Lo que realmente distingue a Olomouc es que se asienta en lo alto de una antigua fortaleza romana que data del siglo II.

Asegúrate de hacer una parada en el Palacio del Arzobispo, el Museo Arcidiecezni y la plaza principal, que está rodeada de numerosos edificios coloridos.

El viaje en tren dura aproximadamente dos horas y media desde la estación principal de Praga, lo que lo convierte en otra opción sencilla para una excursión de un día desde Praga que deberías considerar.